18 razones para donar algo de su tiempo
17 junio, 2013
Consejos útiles para empresarios
27 noviembre, 2013
Show all

La importancia de motivar

Muchas veces cuando creemos que nuestros trabajadores están bien en su puesto o lugar de trabajo pensamos que la mayor forma de motivarlos es con un buen sueldo y excelentes prestaciones laborales, ¿pero esto es suficiente para estimular a un empleado?… Aquí te damos algunas ideas para motivar a esta parte tan fundamental de nuestra empresa.

1.- Enorgullecerse del trabajo.

Muchas de las personas que se encuentran en puestos de dirección o supervisión están orgullosas de sus trabajos. Generalmente se han ganado el ascenso y han conseguido logros diversos. Estos individuos se consideran una parte importante de la empresa. Si podemos fomentar esta sensación de orgullo a todos nuestros trabajadores, damos lugar a un aumento de moral y de compromiso.

Además de que debemos mostrar nuestro agradecimiento de manera constante con nuestros elogios. Cuando las personas saben que agradecemos su trabajo, desarrollan y mantienen una sensación de orgullo.

2.- Sentido de pertenecer a un equipo de trabajo.

El compañerismo es parte fundamental para que las tareas en conjunto salgan bien. A todas las personas les gusta sentir que forman parte de algo más grande: un grupo social, una unidad o una empresa. Cuando las personas están más contentas, sus aportaciones son mayores, y son más productivas. Al propiciar que nuestros empleados se involucren en las decisiones que afectan su trabajo, conseguimos que se sientan importantes y por consecuencia se logra un incremento en su compromiso con la empresa.

3.- Trato justo.

Las ganas y el deseo de recibir un trato justo están profundamente vinculados con el carácter emocional de cada uno. Tener favoritismo es el mayor de los desmoralizantes, ya que destruye la sensación de seguridad de aquellos que temen que sus propios esfuerzos no sean reconocidos.

Así que es de vital importancia que las políticas y los procedimientos se comuniquen claramente a los empleados y se apliquen de manera coherente e imparcial.

4.- Oportunidad de expresar ideas.

Las personas que trabajan en una empresa tienen idea ó intuición sobre su funcionamiento y pueden aportar buenas ideas. Todos somos más creativos de lo que pensamos. Algunas veces deberíamos imponernos la norma de animar a nuestros empleados a hacer propuestas y a considerarlas seriamente. Si no son del todo claras o razonables, debemos explicarles por qué, pero nunca ignorarlas.

5.- Hacer saber al empleado que es una persona única.

Cada uno de nuestros trabajadores es distinto a los demás integrantes del grupo. A las personas les gusta sentir que reconocemos estas diferencias y las tratamos como personas especiales y no como sujetos intercambiables. En este punto es importante escuchar y observar a las personas detenidamente para aprender a diferenciarlas y aprovecharlas en el área que más convenga.

Se trata, en definitiva, de cinco puntos importantes de los que puede depender el éxito o el fracaso de una empresa. Por ello, cada organización debe mejorar sus incentivos en sus políticas de recursos humanos, con el objetivo de que el rendimiento y la productividad de sus empleados crezca y mejore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: