Como hacer videos en internet
21 mayo, 2013
Hay Un Genio Dentro De Tí
22 mayo, 2013
Show all

Métodos para no delegar

Eres de los que piensa que nadie en tu empresa hace las cosas tan bien como tú? Probablemente tengas razón. La parte mala de esto es que la culpa no es de "ellos" sino tuya!

Eres de los que piensa que nadie en tu empresa hace las cosas tan bien como tú?

Probablemente tengas razón. La parte mala de esto es que la culpa no es de “ellos” sino tuya!

O bien no has seleccionado correctamente a tu personal, o bien no lo has entrenado lo suficiente, o bien simplemente no les estás dando el espacio o responsabilidad para que exhiban todas sus capacidades.

Muchos “jefes” promueven esta situación, escondiendo la forma de hacer las cosas porque así se sienten imprescindibles y como tal su ego se mantiene en constante expansión. Estas personas no enseñan, no preparan equipos eficientes, no estimulan a su personal para que pongan sus talentos al servicio de la empresa, y obviamente no delegan responsabilidades. Un jefe de este tipo le hace bastante daño a una empresa. Pues si el jefe falta (el cementerio está lleno de “imprescindibles”) la empresa de un momento a otro tiene un problema, hasta que obviamente puede sustituirlo por otro.

Pero qué tal si ese “jefe” es además el dueño de la empresa? El problema es mucho mayor! Y todo el perjuicio, lamentablemente recae sobre la propia empresa.

Si es tu caso piénsalo bien: todas las empresas que crecen tienen otros responsables además del dueño, de manera que no es un tema de que no se pueda delegar, sino de que tú eres el que no QUIERE delegar. Y el no delegar se esclaviza, pues si tú no estás la empresa se detiene. O peor, si te pasa algo por lo que debieras ausentarte un tiempo, un accidente o enfermedad, la empresa se funde.

Así que hoy mismo deberías hacer un cambio de visión y poner tu mejor empeño para identificar a uno de tus colaboradores para comenzar a cederle responsabilidades. Si crees que absolutamente ninguno es digno de la suficiente confianza o capacidad para asumir nuevos retos entonces deberías buscar a alguien.

Esto es una decisión estratégica que te preparará para escalar un nivel más alto en el crecimiento de tu negocio pues míralo así: si delegas ciertas actividades que seguramente no requieren que las hagas tú personalmente, tendrás más tiempo para dedicarte a otras en las que tú eres el mejor! Por ejemplo, en pensar en el desarrollo de tu negocio!!!!

Contratar a alguien con capacidades gerenciales puede sonar a tener un sueldo extra de varios miles de dólares que quizás tu empresa en este momento no puede soportar. Pero eso no tiene por qué ser así. Te diría que puedes encontrar mucha gente con una enorme capacidad de trabajo y responsabilidad que estaría dispuesta a trabajar por un sueldo inicial más modesto e ir escalando en la medida que va creciendo tu negocio.

Muchas veces el obstáculo mayor para encontrar la persona indicada eres tú mismo. Pero una vez que comprendes que si no delegas estás atascado y condenando la suerte de tu negocio la mirada puede cambiar.

Método simple para empezar a delegar

Un modo simple para abordar este problema es escribir durante una semana en un cuaderno todas las actividades que realizas. Si eres un obsesivo de la agenda o de las “listas de cosas para hacer” quizás este trabajo ya esté realizado.

La idea es que de esta “lista” asignes categorías a cada  una de las tareas con un esquema que podría ser el siguiente u otro que se adapte a tu situación en particular.

Puedes asignar 3 o más categorías a las tareas, por ejemplo:

En la categoría 1 pondrás todas las que claramente puedes ser hechas por otro. Típicamente entrarán allí tareas contables, administrativas, gestiones e incluso producción si aún estás involucrado en ella. Estas tareas las puedes “enseñar” para que otro la realice sin dificultad.

En la categoría 2 pondrás aquellas tareas que demandan otro nivel de confianza y responsabilidad. Ciertas tareas de control, o evaluación del negocio, manejo de finanzas, etc. En la medida que delegas este tipo de tareas tendrás también que establecer mecanismos de respaldo y control cruzado porque pueden ser tareas más críticas que comprometan no solamente dinero sino también calidad o procesos críticos de tu cadena de valor. Estos mecanismos de control cruzado no harán más que fortalecer tu empresa pues no creas que tú eres infalible y si tienes dos frentes de control seguramente las cosas saldrán mejor!

En la categoría 3 pondrás aquellas actividades que por el momento no estás dispuesto a delegar. Aquí se encuentra la toma de decisiones estratégicas, el desarrollo de productos, la ampliación del negocio, la decisión de inversiones o de alianzas y un sinfín de actividades básicamente de “pienso” en las que eres insustituible pues quien más que tú puede saber hacia donde quieres ir con tu negocio?

Decídete a delegar pues  no solamente te liberarás de tareas que te restan capacidad y tiempo para ocuparte de lo importante, sino que además podrás encarar frontalmente el crecimiento de tu negocio.

Que el éxito sea contigo!

Autor: Soledad Manzi / http://actitudcoaching.com

Gracias por leer este artículo en Mi Oficina Virtual, nos especializamos en la renta de oficinas virtuales. Visita nuestra página de servicios o llámanos al 1204-7460 o al 1204-7461.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: